Los nuevos sensores inalámbricos de gas de Emerson incrementan la seguridad de la planta contra gases tóxicos

2019-07-11
Los nuevos Rosemount™ 628 Sensores universales de gas añaden el monóxido de carbono y el agotamiento de oxígeno a la lista de peligros mensurables.

Emerson ha presentado dos nuevos Rosemount 628 Sensores universales de gas para medir el monóxido de carbono y el agotamiento de oxígeno además de la capacidad existente de monitorizar el sulfuro de hidrógeno. Estas incorporaciones a la serie ofrecen un rango más amplio de situaciones peligrosas que se pueden monitorizar al utilizar la plataforma del Rosemount™ 928 Monitor inalámbrico de gas.

El Rosemount 928 Monitor inalámbrico de gas comprende una plataforma muy versátil para monitorizar condiciones peligrosas en plantas de procesos, cabezas de pozo remotas, tuberías, terminales de almacenamiento y otras plantas de procesos e instalaciones.

Se puede implementar fácilmente al utilizar la red WirelessHART® en áreas que se consideran poco prácticas o costosas para la instalación de una infraestructura con cableado convencional. Una vez que los monitores se integran a la red inalámbrica, el personal puede verificar fácilmente el estatus de los niveles de gas del sistema de monitorización remoto.

Para simplificar la instalación y el mantenimiento, el Rosemount 928 Monitor de gas tiene componentes principales intercambiables en caliente, incluyendo el módulo de alimentación y el Rosemount 628 Sensor de gas tóxico. Ambos son intrínsecamente seguros y se pueden reemplazar en el campo en cuestión de minutos sin utilizar herramientas.

La información de calibración del sensor Rosemount 628 se almacena dentro del sensor, no en el transmisor. Esto permite que los usuarios calibren el sensor en un área no clasificada y lo lleven al campo para un cambio rápido de los sensores instalados. Esto incrementa la seguridad del personal, ya que se minimiza el tiempo que pasan en áreas potencialmente clasificadas.

El primer Rosemount 628 Sensor universal de gas fue diseñado para detectar sulfuro de hidrógeno, dada la difusión amplia de este gas en las industrias de procesos. Los Rosemount 928 Monitores inalámbricos de gas se instalaron en todo el mundo con este fin.

Al incorporar sensores de monóxido de carbono y detección de agotamiento de oxígeno, estos monitores ahora se pueden usar en otras aplicaciones, además de poder implementar monitores de gas adicionales. Cuando (y si) las condiciones del proceso cambian, los monitores pueden moverse según sea necesario, siempre y cuando se coloquen dentro del área de cobertura de la red WirelessHART.

El monóxido de carbono puede ser liberado por una variedad de procesos de combustión y una concentración que supere los 1500 ppm es inmediatamente peligrosa para la salud y la vida (IDLH). Los procesos que consumen oxígeno pueden reducir el contenido atmosférico en ciertas áreas y cualquier situación en la que el oxígeno caiga por debajo de 19,5 % también es IDLH. En muchos casos, más de una condición puede presentarse en un mismo momento, lo que agrava el peligro.

"La monitorización del sulfuro de hidrógeno es vital para la seguridad del personal, razón por la que muchas plantas instalan los Rosemount 928 Monitores inalámbricos de gas. Poder tener la capacidad de monitorizar el agotamiento de oxígeno y el monóxido de carbono es un paso muy importante hacia la monitorización inalámbrica de gases", explicó Joshua Hernandez, gerente global de productos de Emerson Automation Solutions.

"Las compañías ahora pueden resolver de manera simple y rentable un problema de seguridad que ha sido un desafío durante mucho tiempo, lo cual demuestra el poder de las tecnologías de red inalámbrica. Los usuarios actuales de las redes inalámbricas pueden beneficiarse de los nuevos tipos de sensores de gas que incrementan en gran medida la seguridad ante gases tóxicos en sus plantas".

www.emerson.com